Curso de construcción con adobes en Zaragoza

Aprovechando la vivienda de adobes de Zaragoza que está en construcción, hicimos un curso gratuito de construcción con adobe orientado a alumnos de perfil técnico (arquitectos, arquitectos técnicos...). Los profesores fueron los grandes MAESTROS que he tenido. Más de 30 asistentes agradecieron el legado que casi perdemos.

El primero de mis maestros, mi tío abuelo Jesús Juan demostró a sus 80 años una forma física extraordinaria, realizando tareas de bastante dureza. Empezó realizando adobes a los 8 años, cuando debió de salir de la escuela para trabajar. La cantidad de adobes que ha hecho en San Mateo le dan una experiencia que no alcanzaremos ninguno.
Reconoce que aunque era duro, él disfrutaba de aquel trabajo, y se aprecia que le sigue gustando hacerlos y compartir su experiencia.
Muchas veces me enseña viviendas construidas con los adobes que él hizo, y me explica los detalles en particular que debieron utilizar en ese caso.
Un adobero meticuloso, que agradece la atención prestada por los asistentes al taller.

Jesus Juan, estuvo al cargo la realización de mezclas, dosificaciones y elaboración de adobes durante el primer día de taller.





 Otra de las personas con mayor experiencia del adobe, con mayor análisis critico y facilidad para explicarlo es Pepe Rodrigo, de Burbáguena. Adobero y albañil desde hace que era muy joven.

Pepe, estuvo atento a las dosificaciones el segundo día, por lo que los asistentes pudieron conocer dos técnicas de elaboración de mezclas para elegir la que más convenza a cada uno.



Y Jesús (de Artosilla), uno de los pocos eslabones que hacen de puente entre el cocimiento de los antiguos albañiles tradicionales y los jóvenes técnicos que asisten a estos talleres.
Una generación que perdió el interés en estas técnicas han supuesto la casi pérdida del conocimiento.
Con más de 20 años de estudio y realización de rehabilitaciones y construcciones tradicionales, Jesús estuvo a cargo enseñar y contestar a las preguntas de los asistentes en la realización de muro de carga de adobes, así como los morteros de cal que se utilizaron.




Me sorprendió mucho, ver a los arquitectos y arquitectos técnicos "con problemas" cargando con calderos de mortero o colocar el mortero de los tendeles (juntas horizontales). A través de la práctica pudieron reconocer la dificultad y dureza de estas tareas tareas.
Sin duda, para las obras que visiten en el futuro van a poder reconocer el esfuerzo que conlleva levantar una pared recta, o amasar y transportar el mortero, tareas tan habituales de ver en obra que se asumen como rutinarias, sencillas o intrascendentes ante los ojos de un técnico que no lo haya probado.


Como todo buen curso, no pudieron faltar los inventos. Aprovechamos para analizar el comportamiento de distintas tierras arcillosas en distintas proporciones para realizar barro-paja.
Sistema que utilizaremos para la ejecución de los aislamientos en la vivienda.



Y ya, copiando lo que nos enseño Ramón Aguirre en el Taller de bóvedas de Ayerbe, estuvimos realizando una prueba de la adherencia del barro de adobe, siendo capaz de aguantar los adobes en la pared con pocos segundos de sujeción.



Para terminar el taller, entregamos a los MAESTROS una fotografía de grupo enmarcada y una cartulina en el que todos firmaron dedicando unas palabras de agradecimiento.



La lectura de los agradecimientos "tocaron" emocionaron a los MAESTROS. Un regalo que no esperaban, como Pepe dijo: "estoy encantado de que haya jóvenes que quieran coger el testigo que nosotros llevamos", o Jesús Juan: "no era necesario este detalle, el esfuerzo de venir al curso ya lo habíais compensado con la atención prestada a las explicaciones y la sinceridad y ganas mostradas durante el trabajo"
Tras las palabras, los asistentes tan sólo pudieron aplaudir, para devolver las palabras sinceras.



Como todo buen evento, no pudieron faltar los medios audiovisuales, que difundiran la información de los talleres para que en los futuros puedan asistir más personas.


7 comentarios:

  1. Pasamos dos jornadas muy buenas, amenas, y sobre todo con gran contenido didáctico.

    Una vez más dar las gracias a Pedro por hacer posible todo esto, y a los grandes maestros: Jesús Juan, que con sus 80 años estuvo encantado de transmitirnos todos sus conocimientos a los más jóvenes , Juan, que nos atendió de manera excepcional y solucionó todo tipo de dudas, a Pepe que con su vitalidad y optimismo nos dio aún más ganas de seguir aprendiendo...gracias a todos y hasta la próxima!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por las clases, y también por el ambiente tan agradable.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti Pedro por promoverlo!

    Además de aprender, me ha parecido muy entrañable conocer a auténticos adoberos.

    Que nuestros orígenes, culturas y costumbres no se pierdan en el olvido, para eso venimos profesionales con ganas de mantenerlas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Pedro, por todo; el curso, las fotos y estas bonitas palabras que nos regalas!!!

    Fue un placer compartir con todos vosotros.

    Que sigas haciendo estos trabajos tan bonitos y llenos de amor y sensibilidad.......
    Hacen falta muchos Pedros, muchos Jesuses y muchos Pepes en nuestra profesión.

    Un abrazo sincero
    Estívaliz

    P.D. Me quedé con ganas de saber que tierra era la mejor para hacer los adobes......era la 1???jajajajajaj

    ResponderEliminar
  5. Adobe IV: relatos históricos
    Artifex - © 2003-8
    Ir a la sección




    (Selección de artículos y comentarios por Miquel Ramis)





    Relato de construcción con adobe

    (www.cervantesvirtual.com/portal/Antigua/monograficos.shtml)

    " Edifiquemos un santuario, un lugar para su morada!
    El día en que lleguemos, reposaremos en él».
    Cuando Marduk lo oyó,
    sus facciones brillaron como el día:
    «Como el de la alta Babilonia, cuya edificación solicitasteis,
    su obra de ladrillo sea realizada. 'El Santuario' se llamará».
    A la obra se pusieron los Anunnaki,
    durante un año fabricaron ladrillos.
    Al llegar el segundo año,
    levantaron el tope de Esagila igual a Apsu.
    Después de levantar una torre escalonada tan alta como Apsu,
    pusieron allí una morada para Marduk, Enlil (y) Ea."



    ( Img: Kudurru de Babilonia, 1120 a. C.

    ( Img: www.proel.org/ alfabetos/sumerio.html)




    Extracto del poéma èpico babilónico Enuma Elish. El texto parece indicar que los constructores de adobe dejaban secar sus ladrillos al sol un año entero antes de utilizarlos.

    La precaución es la mísma que recomienda Vitrubio en su libro tanto para la piedra como para el ladrillo cocido y sería completamente lógica, puesto que si un adobe no puede soportar un año a la intemperie y sin carga, menos podrá soportar muchos años sometido a la carga del muro.

    Tablilla con el poema Enuma Elish

    ( Img: www.proel.org/ alfabetos/sumerio.html)




    Creación del hombre a partir del barro:

    (www.cervantesvirtual.com/portal/Antigua/monograficos.shtml)

    " La relación entre las fuerzas de la naturaleza fue ganando en complejidad, hasta cristalizar literariamente en el poema acadio Atrahasis, escrito a principios del segundo milenio a.C. El poema comienza evocando el inicio de los tiempos, cuando los dioses menores, bajo la dirección del violento Enlil, tenían que excavar los canales, levantar los diques, reparar ambos y labrar la tierra.

    Cansados del arduo trabajo de drenar las marismas, represar las aguas y arar los campos con el fin de cultivar lo necesario para alimentarse a sí mismos y a los dioses mayores, quemaron sus picos y palas, renunciaron a trabajar y amenazaron a Enlil, el capataz.

    Los tres máximos dioses, Anu, Enlil y Ea, es decir, el cielo, la tierra y las aguas, se reunieron con urgencia para tratar no sólo de resolver el conflicto, sino de sentar las bases para que no volviera a presentarse.

    Ea, el más astuto de ellos, propuso la ingeniosa solución de crear unos seres, los humanos, que trabajaran en lugar de los dioses y para ellos, entregándoles parte del alimento que produjeran.

    Esos nuevos seres habrían de ser formados a partir de arcilla mezclada con la sangre de uno de los dioses menores, el que había encabezado la rebelión.

    A partir de la masa original de arcilla y sangre se crearon siete hombres y siete mujeres, que fueron el inicio del linaje de los humanos.

    A partir de entonces los dioses no tuvieron que trabajar más, limitándose a vivir de las ofrendas de los humanos."




    El Poéma de Atrahasis: Poema poéma cosmogónico mesopotámico que explica el origen del hombre. Nuevamente encontramos un antecedente de una narración conocida de la Biblia (.." y Dios creó al hombre del barro...") lo que confirma la pervivencia de las tradiciones orales.
    Ver alfabetos


    ResponderEliminar
  6. buen día, hoy leí algunos de tus artículos, estoy interesado en la construcción con adobe, pero lamentablemente, en la zona donde vivo, es un cnocimiento casi casi, perdido; ¿sería posible que nos enviaras un poco más de infamación (¡¡¡o toda la que quieras!!!) acerca de ello? quiero proponerlo en mi comunidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿donde vives?
      información hay mucha, solo que depende a que la quieras destinar es más concreta.

      te dejo mis datos:
      pedro.bel.anzue@gmail.com
      659640271

      Detallame por estas vias algo más y te paso la información en función de eso.

      Saludos

      Eliminar